El Gobierno escocés está preparando el marco legislativo para un segundo referendo de independencia del Reino Unido. La consulta se realizará si se comprueba que hay un apoyo suficiente para la secesión, comentó la primera ministra escocesa, Nicola Sturgeon, al presentar su plan de Gobierno en el Parlamento.

Sturgeon afirmó que la consulta era altamente probable, después de que Reino Unido decidiera salir de la Unión Europea en el referendo del 23 de junio. En esta consulta el 62% de los escoceses votaron por quedarse dentro del bloque europeo. La primera ministra comentó que el hecho de que Escocia esté fuera de la Unión Europea contra su voluntad, justifica la celebración de un nuevo referendo.

Desde la consulta de secesión, el apoyo al Partido Nacional Escocés (SNP) se ha incrementado, constituyendo la tercera fuerza política del Parlamento británico. El SNP está realizando una encuesta sobre una posible secesión de Reino Unido a dos millones de escoceses.