En España, Ángel Hernández ha hecho esta semana una acción histórica en la lucha por la eutanasia. Ángel ha grabado un video en el que acerca un vaso con una pajita, a su mujer, María José Carrasco para terminar con su vida. María José padecía esclerosis múltiple desde hacía 30 años y había pedido en numerosas ocasiones la eutanasia.

A través de este duro vídeo, Ángel Hernández  ha querido que todo el mundo vea el “sufrimiento y el abandono” por el que estaban pasando. Su abogada, Olatz Alberdi, lo comunicó ayer y también añadió que el hombre se autoinculpó inmediatamente y se entregó a la Policía.

Ángel pasó la noche del miércoles en un calabozo de una comisaría madrileña, prestó declaración ante el juez y volvió a su casa. No es el primer caso que se produce en España con estas características, pero sí ha sido uno de lo más mediáticos. Ahora tocará ver si esta acción volverá  a poner este tema sobre la mesa política.