La selección de fútbol de Estados Unidos ganó este domingo por la tarde el Mundial de fútbol femenino por cuarta vez, en las ocho ediciones que se lleva celebrando este campeonato. El conjunto estadounidense ganó por 2-0 a Países Bajos en la final que tuvo lugar en el Parc Olympique Lyonnais, Francia.

La campeona de Europa jugó su segunda final ante las estadounidenses, que desde el primer momento supusieron un peligro para la portería naranja. Sin embargo, la selección de los Países Bajos no se lo puso fácil a Estados Unidos, que durante todo el mundial había logrado marcar a sus rivales en los primeros 15 minutos del partido y en esta final no lograron meter un gol hasta el minuto 61.

Gracias a la defensa y sobre todo, al espectacular trabajo de su portera, las holandesas pudieron aguantar con la portería a cero hasta el minuto 61. El 1-0 fue a través de un penalti que transformó Rapinoe y Lavelle se encargó de sentenciar el partido con el 2-0. Las holandesas poco pudieron hacer y no lograron encontrar la portería rival en los minutos de partido que quedaron.