Estados Unidos ha cumplido finalmente con sus advertencias y ha suspendido las conversaciones con Rusia sobre la guerra en Siria. Desde la Administración estadounidense consideran que Rusia no ha cumplido su parte del acuerdo y que no ha querido o podido garantizar que el régimen de Bashar Al Asad cumpliera con lo acordado.

Este lunes desde el Departamento de Estado de la Casa Blanca anunciaron que los “canales bilaterales para el cese de las hostilidades quedaban suspendidos”, comunicó el portavoz, John Kirby.  Además Washington va a retirar el personal que había enviado para crear un Centro Conjunto de Implementación, que surgió a raíz de la tregua en Siria, que tan solo duró una semana.

Esta decisión fue tomada después de que el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, advirtiera de que rompería las negociaciones si no paraban los ataques sobre Alepo.