Este viernes, los irlandeses e irlandesas votarán la legalización del aborto en un referéndum. La pregunta de la papeleta será: “¿Aprueba usted la propuesta de enmendar la Constitución?”.

Esta enmienda cambiaría la de 1983 y permitiría el aborto sin restricciones las 12 primeras semanas de embarazo, y hasta los seis meses, por prescripción médico en casos graves. Las encuestas dan la victoria al “sí”, pero a medida que se han ido acercando los días, las posturas se han igualado.

Según datos del Gobierno, más de 180.000 mujeres irlandesas, han abortado en clínicas del Reino Unido, después de que en 1983, se añadiera una enmienda en la Constitución en la que se otorgaba al feto el mismo derecho a la vida que a las madres.

Entre 1983 y 2015 Irlanda ha legalizado el matrimonio igualitario con un 62%, quitó los obstáculos contra los métodos anticonceptivos, legalizó el divorcio y dejó de considerarse un crimen ser homosexual. Este viernes se decidirá la legalización o no del aborto.