Al menos 36 personas han sido detenidas después de que nuevos episodios de violencia encendieran de nuevo la Eurocopa de 2016 este miércoles, tras una reyerta entre los aficionados Inglaterra y Rusia en el centro de Lille, Francia. También se vivieron escenas violencias en la ciudad de Lens.

Cientos de policías antidisturbios trataron de contrarestar a grupos de aficionados británicos que se congregaron en la plaza principal con actitudes violentas cuando faltan horas para el partido Inglaterra – Gales.

El problema continuó hasta altas horas de la noche cuando la policía utilizó gas lacrimógeno para intentar dispersarlos.

Un total de 16 personas fueron hospitalizadas durante todo el día, según las autoridades francesas, en medio de escenas caóticas en la ciudad del norte de Francia.

De acuerdo con la policía más de 4 mil personas estuvieron involucradas en otros disturbios que ocurrieron cerca de la estación de tren principal de la ciudad, tras el partido de Rusia y Eslovaquia.

El Consejo Ejecutivo de la UEFA ha advertido Inglaterra y Rusia, que podrían ser expulsados del torneo si hay repeticiones de la violencia en Marsella, donde un pequeño grupo de aficionados ingleses se enfrentaron con la policía y los locales antes de que 150 rusos altamente organizados dejaran varios heridos graves y un fan en estado de gravedad.