El presidente de Bolivia, Evo Morales, calificó de ‘conspiración política” el secuestro y asesinato del viceministro de Régimen Interior, Rodolfo Illanes, por parte de mineros que realizan una protesta con toma de carreteras en el occidente del país.

Illanes fue secuestrado el jueves por la mañana en la localidad rural de Panduro, a 130 kilómetros al sur de La Paz, donde los movilizados mantienen tomada la ruta desde el lunes por varias demandas contra el gobierno.

El viceministro había acudido temprano el jueves a esa localidad para entablar un diálogo con los manifestantes, pero lo tomaron como rehén. Poco después el ministro de Gobierno, Carlos Romero, dijo que su viceministro había sido “secuestrado” y “torturado ‘por mineros que protagonizan “violentas protestas a punta de dinamita” en las carreteras.

La minería representa la segunda riqueza del país después del gas natural.

Bolivia es el sexto productor mundial de zinc y también exporta estaño, plata, complejos de plomo y oro.