Los activistas del campamento conocido como “La jungla” en Calais identificaron a unos 400 niños que tienen posibilidades de entrar en Reino Unido. Los defensores de esta propuesta exigen que la secretaria de Interior, Amber Rudd, acepte a los menores, muchos de los cuales tienen familia en Gran Bretaña.

Esta lista será entregada al Ministerio de Interior para que sean acogidos. Por su parte, desde esta administración han comunicado que ya planean transferir 150 niños este año.  Celebridades, políticos y líderes religiosos se reunirán frente a la Home Office para instar a las autoridades a que busquen una solución para estos niños.

Según informó Citizens UK, en el campo de refugiados de Calais hay 800 niños no acompañados entre un total de 7.000 refugiados. La lista de niños establecida por las organizaciones muestra que 178 tienen derecho a entrar en Reino Unido debido a sus estrechos vínculos familiares con residentes del  país y otros 209 son elegibles según la enmienda de inmigración Dubs.