Conservadores de alto rango han solicitado a Theresa May que establezca un plan claro para el Brexit, después que desde la Unión Europea advirtieran de la posibilidad de que Gran Bretaña no tendría un acuerdo especial de inmigración y mercado único.

Nicky Morgan, exsecretaria de Educación y el excanciller Ken Clarke presionan para que hagan algo más que el lema “Brexit significa Brexit”, por delante de su primer discurso como líder de la conferencia del partido en Birmingham.

Mientras tanto, el primer ministro italiano, Matteo Renzi, dijo que habría un “interesante debate” sobre el mercado único y la inmigración en Europa, pero agregó: “Va a ser imposible dar al pueblo británico más derechos que otras personas fuera de la UE.” Renzi también criticó a David Cameron, por llamar a un referéndum para resolver los problemas internos del partido.

May ha continuado en  la línea de  que ella no va a dar un comentario sobre su posición de negociación, aunque ha indicado que le gustaría una oferta a medias, que permita restricciones a la libre circulación, al mismo tiempo que el acceso al mercado único.