La Fiscalía belga ha anunciado que autoriza la extradición a Francia de Salah Abdeslam, el supuesto cerebro logístico de los atentados del 13 de noviembre en París. Abdeslam huyó tras la matanza y fue capturado en Bruselas el pasado 18 de marzo.

“El traslado es posible. Las autoridades belgas y las francesas deberán planificar conjuntamente la manera de proceder en la ejecución de la extradición”, ha explicado el Ministerio Público a través de un escueto comunicado.

Después de su detención, Abdeslam, que al parecer y pese a la búsqueda de las autoridades estuvo escondido cuatro meses en el barrio bruselense de Molenbeek, no quiso responder al interrogatorio y también rechazó su envío a Francia.

Tras el doble atentado del 22 de marzo en Bruselas —en el aeropuerto y en una estación de metro— en el que murieron al menos 32 personas, cambió de postura y aceptó la extradición.

También aseguró, por medio de su abogado, que “colaborará” con las autoridades francesas, que solicitaron su extradición un día después de su captura.