Más de 30 mil personas asistieron a una vigilia organizada en Liverpool en memoria de los que murieron en el desastre de Hillsborough, la tragedia ocurrida en 1989 en una semifinal de fútbol.

El evento se hizo horas después de la conclusión de las investigaciones judiciales sobre la muerte de las 96 víctimas, entre ellos más 30 niños, que resolvió que la tragedia fue responsabilidad de la policía y no de los fanáticos del equipo.

Los familiares de los fallecidos gritaban “Justicia para los 96”.  Grandes vítores y aplausos  se llevaron el alcalde Joe Anderson y el alcalde de Tony Concepción.  Anderson dijo que el evento era un agradecimiento a las familias que habían ganado “una tremenda batalla en nombre de sus seres queridos y en nombre de su ciudad”.  Agregó: “Ayer , el muro de mentiras finalmente fue derribado. La verdad salió ayer”.