Con amplia mayoría, la Asamblea Nacional de Francia aprobó en primera discusión una ley antiterrorista que endurece la legislación sobre seguridad.

La polémica reforma permitirá a la Fiscalía ordenar allanamientos nocturnos para investigar actividades terroristas, así como detener a una persona en un control de identidad hasta por cuatro horas si consideran que se comporta como sospechoso, e incluso revisar el equipaje.
Además, quienes regresen de zonas donde operan grupos terroristas podrán ser arrestados durante un mes.

El borrador de esta ley fue impulsado tras los atentados de París del 13 de noviembre, en los que murieron 130 personas.