Francia culpa a Gran Bretaña de no asumir la responsabilidad de un grupo de más de 100 menores que permanecen durmiendo en condiciones precarias en los escombros del campo de refugiados de Calais.

El reproche por parte del ministro de Interior francés, Bernard Cazeneuve, ha venido como un conflicto diplomático entre las dos naciones sobre quién se hace cargo de los últimos 100 niños no acompañados, que se encuentran abandonados en Calais. Cazeneuve se mostró sorprendida ante las críticas de su homóloga británica Amber Rudd.

La disputa entre los dos Gobiernos se produce tras meses de resistencia por ambas partes a asumir la responsabilidad de los miles de solicitantes de asilo vulnerables que se habían reunido en Calais. Ahora que el campo se ha desalojado casi por completo, continúa la pelea por el reparto de los últimos niños.

Francia ha realojado a cerca de 6.000 personas, incluyendo más de 1.000 menores de edad que han recibido refugio en el campo de Calais. El Reino Unido ha acogido entre 240 y 300 niños y se espera que tome unos pocos cientos más.