El ministro francés de Economía, Emmanuel Macron, declaró en el Financial Times que el día en que Reino Unido salga de la Unión Europea, los inmigrantes dejarán de estar en Calais y el pasaporte financiero funcionará peor.

Esto quiere decir que podrían trasladar a los 3.000 refugiados que viven en el campamento La Jungla a Dover, además de poner énfasis e las dificultades que tendrían los financieros británicos para operar en la Unión Europa. El ministro francés declaró “que podrían facilitar algunas repatriaciones desde la City de Londres”.

Estas declaraciones se producen mientras el presidente galo Francois Hollande y el primer ministro británico David Cameron coordinan sus mensajes para intentar que los británicos no salgan de la Unión Europea.