El presidente de Rusia, Vladimir Putin, ordenó la retirada de las fuerzas militares rusas en Siria porque, dijo, ya han cumplido su misión.

Después de seis meses de operación aérea militar, Putin explicó que ya terminó la tarea que se propusieron en la zona.

“Creo que la tarea que nuestras Fuerzas Armadas y el ministerio de Defensa tenían por delante se ha cumplido totalmente, por eso ordenó al ministro de Defensa que desde mañana comience el repliegue del grueso de nuestras fuerzas de Siria”, anunció.

Trascendió que Putin llamó al líder sirio, Bashar al Assad, para informarle de su decisión.

Rusia mantendrá en Siria la base aérea de Jemeim: “Nuestro bases, la marítima en Tartus y la de aviación en el aeródromo de Jemeim seguirán funcionando. Deben ser defendidas por tierra, mar y aire”.