El ministro de Salud, Jeremy Hunt, ha dicho a los líderes de los médicos que que reclaman mejores condiciones laborales, que está dispuesto a discutir los pagos de los sábados. No obtante, aclaró que no va a sostener conversaciones de paz con la organización que los agrupa sin que sus condiciones sean pre aceptadas.

Los líderes de los médicos en formación, o médicos juniors, están divididos sobre si aceptar la condición previa que exige Hunt para iniciar conversaciones de paz y finalizar la disputa contractual.

El secretario de Salud ha exigido que el comité de los médicos de la Asociación Médica Británica (JDC) esté de acuerdo, por escrito, de discutir si los sábados se convertirán en parte de la semana de trabajo normal de un médico residente.

El comité de BMA se reunirá el sábado para decidir si aceptar el ultimátum. De no hacerlo, se correría el riesgo de ver la mejor oportunidad de un acuerdo de paz para poner fin a su larga lucha de ocho meses que ha llevado a varias huelgas en el NHS.