El ministro de Finanzas de Reino Unido, George Orbone, advirtió a los votantes británicos de que se tomarán fuertes medidas de austeridad, si en el referéndum del próximo 23 de junio gana la opción de salir de la Unión Europea.

Este miércoles, Osborne, informará de su plan de ajuste de emergencia, que contempla recortes en el gasto público y subidas de impuestos que alcanzarán las 30.000 libras, en caso de que Reino Unido salga de la Unión Europea.

Este plan incluiría que los impuestos de la renta aumentarían dos puntos, hasta el 22%, que el tipo impositivo pasaría del 40 al 43%, y subirían los impuestos de herencias, alcohol y petróleo. El ministro de Finanzas también prevé un gasto del 5% en policía y transporte.

Osborne comentó que si hubiera un Brexit el país estaría “sin un plan de viabilidad económica, con una profunda inestabilidad financiera, y años de incertidumbre en los que te tendrás que apretarte el cinturón. El país no será capaz de mantener la calidad de los servicios públicos actuales”.

57 diputados tories han manifestado que bloquearán el plan de ajustes anunciado por George Osborne, mostrando las diferencias internas en el partido conservador ante el referendo del 23 de junio.

En los últimos días las encuestas han mostrado un claro avance de las personas que están a favor de que Reino Unido abandone la Unión Europea.