El Reino Unido aceptará a los niños refugiados que han sido separados de sus padres, sobre todo provenientes de Siria y otras zonas de conflicto – pero hasta ahora el gobierno no ha dicho cuántos.

El Ministerio del Interior va a trabajar con el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados para identificar “casos excepcionales” de los campamentos en Siria y de los países vecinos.

El Reino Unido había anunciado que acogería  20.000 refugiados de Siria hasta 2020, pero los activistas han insistido en que se acojan 3.000 niños que están en Europa.

La organización Save the Children ha dicho que Miles de niños necesitan “protección urgente”.

El secretario de Estado de Inmigración, James Brokenshire explicó que se pidió al Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) “identificar las situaciones excepcionales en las que lo mejor para el interés de los menores es su trasladado a Reino Unido”.

El gobierno británico prevé inyectar hasta 10 millones de libras en un nuevo fondo de ayuda a niños refugiados que ya se encuentran en Europa, pero activistas y laboristas consideran que esa cantidad no es suficiente.