El Gobierno británico está estudiando la posibilidad de llegar a un acuerdo de apoyo financiero para las empresas de Tata Steel’s UK, con el fin de dar tiempo a que encuentren un comprador, y así, salvar miles de puestos de trabajo.

La ministra de Negocios, Anna Soubry, afirmó que el Gobierno está preparando distintas opciones para rescatar a esta compañía que cuenta con 15.000 empleados, incluyendo a los 4.000 trabajadores que conforman la plantilla de Port Talbot, las mayores fábricas de acero de Reino Unido.

El miembro del Parlamento por Gales, Stephen Kinnock, acusó al Ejecutivo de “fracaso absoluto” al no defender la industria, antes de que Tata Steel’s decidiera retirarse del Reino Unido. Mientras tanto, Anna Soubry defendió prácticamente todas las opciones estaban encima de la mesa.

Según el diario The Guardian, Tata afirmó que no habían dado al Ejecutivo una fecha específica, pero que el negocio estaba bajo presión financiera severa y notificó más de dos billones de libras en activos al tratar de mantener la planta abierta, durante los últimos dos años.