A decenas de miles de mujeres musulmanas que no pueden hablar Inglés se les dará la oportunidad de aprender el idioma en una nueva medida del gobierno del Reino Unido para construir la integración comunitaria y luchar contra el extremismo.

El gobierno de David Cameron creará un fondo para el aprendizaje de la lengua con 20 millones de libras para acabar con lo que llaman “tolerancia pasiva” que separa de las comunidades a muchas mujeres que sufren de aislamiento social.

El primer ministro dijo en una columna de opinión de una diario local que no evitará decir las “verdades duras” necesarias para hacer frente a la minoría de hombres musulmanes cuyas “actitudes atrasadas” los llevó a ejercer “control perjudicial” sobre las mujeres en sus familias.