La jueza neozelandesa, Lowell Goddard, encargada de la investigación histórica sobre abuso sexual infantil en Inglaterra y Gales, presentó su renuncia. Goddard, que fue nombrada en febrero del año pasado para llevar a cabo las pesquisas sobre esta trama de abuso infantil sin precedentes, comentó que la investigación era “un legado de fracasos difícil de sacudir”.

La jurista escribió una carta de renuncia a la Home Secretary, Amber Rudd y emitió un comunicado sobre su decisión. Rudd expresó que lamentaba su decisión, pero la aceptó e hizo hincapié en el compromiso del Gobierno para continuar con la investigación.

Rudd le dio las gracias por los últimos 16 meses de trabajo y dijo: “Es testimonio de su compromiso que usted ha tomado la difícil decisión de retirarse después de haber establecido la investigación firmemente en curso, y permitir que alguien más para conducirlo hasta el final. Con pesar, estoy de acuerdo que esta es la decisión correcta”.

Un año después de la investigación pese a sus avances, no hay ninguna evidencia clara. Este proyecto, que incluye catalogar, miles de testimonios individuales de abuso, no ha hecho más que empezar.