Hace un año Google fue acusada por La Comisión Europea de abusar de su posición dominante en el mercado de los buscadores para promocionar otros de sus servicios como Google Shopping, perjudicando así a sus competidores.

Tras la acusación, comenzó un periodo en el que Google podía negociar un acuerdo con la comisión y presentar sus alegatos, sin embargo, la comisión parece decidida a multar al buscador y declararlo culpable haciéndole pagar una multa que ascendería a 3.300 millones de euros.

Nunca antes las autoridades europeas antimonopolio han multado a otra compañía con una cantidad tan elevada, la cual, supera a las multas que recibió Microsoft y los 1.100 millones de euros que mandaron pagar a Intel el año 2009 por incurrir en prácticas anticompetitivas.

De momento ni la sentencia ni la multa están confirmadas, pero el diario The Telegrahp cita a fuentes que le aseguran que la UE tomará esta decisión antes del verano.