Los amantes de los animales hicieron una vigilia en el Memorial Day, cerca del zoológico de Cincinnati, en Estados Unidos, donde un gorila murió de un disparo este fin de semana.

El animal falleció después de que un niño de cuatro años de edad entrara en su jaula. Los cuidadores tuvieron que dispararle para evitar que le hiciera daño al pequeño.

Muchas flores y notas fueron dejadas por decenas de personas en homenaje al gorila.

En las redes sociales el tema se volvió viral y la madre del niño recibió duras críticas por dejar caer al niño en la jaula.

El nombre de la madre del niño apareció en Internet el lunes por la mañana. Michelle Gregg de Cincinnati, escribió un mensaje en Facebook para decir que su hijo se estaba recuperando y que no tenía lesiones internas ni huesos rotos.

Miles de personas han pedido que se investigue a la madre del niño por negligencia. “Los accidentes pasan”, se defendió la madre.