Un equipo de científicos suecos halló el primer tipo de meteorito que surgió tras la mayor colisión de asteroides en los últimos 3.000 millones de años. Este choque en el Sistema Solar fue 1.000 veces mayor que el que erradicó la existencia de los dinosaurios.

Se trata de una pequeña roca que mide unos 10 centímetros y es de color oscuro, pero es una pieza clave para aclarar esta gran colisión, que cambió la vida en la Tierra.

Hace 470 millones de años se produjo un gran choque entre un asteroide de unos 200 kilómetros, que chocó con otro que estaba en el cinturón de asteroides, situado entre Marte y Júpiter. El Planeta Azul recibió muchísimos impactos procedentes de aquella colisión, que produjo una de las mayores etapas de diversificación biológica de este planeta.

El investigador de la Universidad de Lund, Birger Smith, explicó que “estamos ante uno de los eventos más importantes en la historia de la evolución y en un paso crucial en nuestra propia línea evolutiva”. Hasta el momento su equipo solo había encontrado contradipas tipo L, es decir, fragmentos del gran asteroide, pero hasta ahora no se había hallado ningún fragmento que pudiera formar parte del meteorito extinto.

Este hallazgo abre una nueva ventana de conocimiento sobre el Sistema Solar, pues demuestra que las rocas que impactaban contra la Tierra hace 500 millones de años, son muy distintas a las actuales, y por lo tanto, la vida en el planeta era muy diferente. El equipo continuará investigando meteoritos en la cantera de Thorsberg, al sur de Suecia, para conocer más acerca del Sistema Solar y de la vida en nuestro planeta.