Una organización alemana de seguridad alimentaria, Foodwatch, publicó una investigación en la que alerta sobre tres firmas de chocolates que contienen, en algunos de sus productos, sustancias que son posibles agentes cancerígenos.

Según informó en la entidad con sede en Berlín realizó un test sobre 20 productos de diferentes marcas y en tres de ellos encontró niveles “peligrosamente elevados” de hidrocarburos aromáticos derivados de aceites minerales, un subproducto líquido que se obtiene de la refinación del petróleo y que sería altamente cancerígeno. Al parecer, estas sustancias se concentrarían en el envase y traspasarían al chocolate.

En declaraciones al diario alemán The Local, Johannes Heeg, miembro de Foodwatch, afirmó que “nosotros no recomendamos la compra de estos productos porque los niveles son, simplemente, inaceptables para el consumo”.

“El productor es culpable de negligencia grave. En vez de quitar los chocolates del mercado y advertir a los consumidores sobre el riesgo, en Ferrero, por ejemplo, sostienen que todo se ha hecho de forma legal”, denunció Heeg.