El canciller Philip Hammond anunció que la prioridad de su política económica será la inversión en transporte y nuevas viviendas, frente a la gestión de su predecesor, George Osborne, que se centró en la reducción del déficit de cara a 2020.

Hammond informó en la BBC que la elección del Brexit había causado incertidumbre y que la respuesta más pragmática era apoyar el crecimiento económico. Hammond comentó que las políticas de reducción del déficit realizadas por George Osborne de cara a 2019-2020 “fueron las más adecuadas para aquel momento, pero cuando los tiempos cambian hay que cambiar con ellos”.

Entre las nuevas políticas económicas que Hammond va a impulsar se encuentra una inversión de dos billones de libras para acelerar la construcción de viviendas. El objetivo es conseguir 40.000 nuevas casas para 2020.

Hammond, quien fue designado canciller con el nombramiento de Theresa May como primera ministra, quiere lograr con estas medidas, una mayor eficiencia en economía, transporte y comunicaciones.