Higienizar los oídos correctamente

0
99
Man cleaning ear with cotton swab

Un nuevo informe de la Academia Americana de Otorrinolaringología explica que los hisopos no son la mejor opción para mantener saludable los oídos.

La cera cumple una función importantísima. Lubrica y les da protección a los oídos contra bacterias, hongos y hasta insectos.

Cuando nos colocamos un hisopo solemos empujarla, bloqueando por completo el canal.

El bloqueo que causa al acumular la cera es una de las principales causas de la pérdida de audición. Las orejas funcionan de tal forma que la cera que sobra es eliminada. Así que, en esos casos, alcanza con mantener los excesos limpios con una toalla para que no se bloquee el canal, sin insertar nada en el oído.

Si bien lo mejor es consultar a un médico que puede remover de forma manual y efectiva el bloqueo, hay algunos métodos caseros como colocar gotas de aceite de bebé, glicerina o gotas especiales para oídos que se compran en las farmacias para quitar el exceso.