Himmelweg de Juan Mayorga, en el festival del teatro español

0
89

La obra Himmelweg” (Camino del cielo) parte de un hecho a finales de 1945 durante la segunda guerra mundial.

Aunque por muchos desconocido, existió un campo de exterminio nazi en el que los prisioneros judíos tenían una vida plena con sus familias, bien alimentados, sonrientes, con tiempo para trabajar, estudiar y en el caso de los niños jugar en un campo sembrado de flores.

En este lugar, elegido por los más altos jerarcas de Berlín no existían los cuerpos raquíticos ni los pijamas a rayas. Por el contrario se podía ver a un  capitán nazi participar en los momentos de juego de los niños.

El proyecto fue parte de la propaganda nazi, una maqueta viva, un guion con actores, los propios judíos, que debían mostrarle al mundo que las atrocidades que se rumoreaban no eran tales.

Transformar la historia del horror en un cuento, disipar cualquier duda acerca de los trenes de la muerte y el humo negro del final del viaje era el objetivo.

Un voluntario de la cruz roja es el personaje que comienza la narración de esta fabula del pasado.

Juan Mayora, el autor de  “Himmelweg”. Así se refiere acerca de este personaje en su sinopsis:

Habla de un hombre que se parece a casi toda la gente que conozco: tiene una sincera voluntad de ayudar a los demás; quiere ser solidario; le espanta el dolor ajeno. Sin embargo, también como casi toda la gente que conozco, ese hombre no es lo bastante fuerte para desconfiar de lo que le dicen y le muestran. No es lo bastante fuerte para ver con sus propios ojos y nombrar con sus propias palabras. Se conforma con las imágenes que otros le dan. Y con las palabras que otros le dan. “Camino-del-cielo”, por ejemplo. No es lo bastante fuerte para descubrir que “Camino del cielo” puede ser el nombre del infierno. No es lo bastante fuerte para ver el infierno que se extiende bajo sus pies.
Un delegado de la Cruz Roja al que se encarga inspeccionar un campo de concentración y ante el que se presenta una mentira aceptable. Ese personaje fue mi punto de partida. Pero siguiendo sus pasos en ese viaje por un infierno que no lo parece, encontré a otros personajes no menos actuales, no menos cercanos.
Para empezar, el conductor de la representación, el comandante del campo. Tiene ante sí la ocasión de realizar el más ambicioso sueño que ningún director de escena concibió jamás: la obra de arte total. Pero la perfección de esa obra exige de él que sólo piense en el arte y en nada más. Que deseche cualquier rasgo de compasión en su mirada. Entonces sí, entonces todas las vidas reunidas en el campo estarán a su completa disposición, como muñecos en manos del titiritero.
Entre esas vidas amenazadas está la del hombrecillo que sirve al comandante de portavoz ante sus actores. Ese hombre ha de soportar una responsabilidad enorme. No sabe si está trabajando por la salvación de su pueblo o si está cooperando con los verdugos. Si está ganando tiempo o si está entregando a su gente a un destino peor que la muerte.
El delegado de la Cruz Roja, el comandante del campo, el jefe de la comunidad judía: sobre ese triángulo se levanta “Himmelweg”.

 

Obra en castellano con sobretítulos en inglés

Duración: 95 min.

Edad recomendada: 14+

Butacas no numeradas

Lugar: City Lit – The John Lyon´s Theatre

1-10 Keeley Street

Londres

WC2B 4BA