El empresario de telecomunicaciones Graham Price, alabó a los transeúntes, que lo ayudaron a escapar de su coche y salvar su vida, al quedar debajo de seis pies de agua.

El vehículo del señor Price quedó atrapado este martes en el agua, debajo de un túnel ferroviario de Wellington, al sur de Londres, ya que los desagües se vieron desbordados por el aguacero. El coche se quedó estancado, parando el motor y el sistema eléctrico del vehículo e impidiendo que su conductor pudiera abrir las puertas.

Price comentó que “estaba completamente indefenso y esperando morir”, pero unos transeúntes lanzaron ladrillos a las ventanas del coche y pudo escapar.

Varios vehículos quedaron sumergidos y algunas casas se incendiaron en el sur de Londres debido a la tormenta que tuvo lugar este martes.