En el Reino Unido, dos adolescentes, de 13 y 14 años, fueron sentenciadas a un mínimo de 15 años de cárcel por torturar y asesinar a Angela Wrightson de 39 años, en un crimen que dos años después de cometido sigue horrorizando a la sociedad británica.

Los detalles del asesinato salieron a relucir durante el juicio que se celebró esta semana.

Wrightson fue encontrada en su residencia semidesnuda, ensangrentada y cubierta con gravilla y pedazos de vidrio, según reveló la BBC.

Al parecer durante siete horas, la mujer recibió más de 100 heridas infligidas con una pala, un televisor, una mesa y una impresora y otros 10 objetos.

Las niñas, luego de cometer el asesinato, posaron para unas selfies junto al cadáver ensangrentado y las publicaron en la red social Snapchat.

La identidad de las adolescentes no fue revelada.