Varias llamadas al servicio de emergencias alertaban de que había un incendio en Seseña, el mayor vertedero de neumáticos usados de España. El depósito de llantas ardía. No se conocen las causas del incendio de este cementerio de caucho, ilegal desde septiembre de 2015, pero los investigadores valoran que haya sido intencionado.

En 2003, el cementerio de neumáticos fue declarado ilegal por no respetar las normas medioambientales y los expedientes administrativos se acumulaban. La empresa que lo gestionaba contaba con cuatro trabajadores y su especialidad era la fabricación de neumáticos y cámaras de caucho, además de la reconstrucción y recauchutado de neumáticos. Una sentencia judicial en enero de 2009 condenó al propietario por un delito contra el medio ambiente. Desde 2011 no hay nuevos vertidos y esa empresa no continuó.

El incendio de este vertedero, que ha causado una densa humareda en la zona, ha comenzado en la zona de Seseña y afecta a alrededor de una hectárea de neumáticos. Aunque en principio ni la localidad madrileña ni la manchega corren ningún riesgo, según ha informado Protección Civil, las autoridades han advertido a los vecinos que se expongan lo menos posible al humo y que cierren puertas y ventanas.