El informe independiente sobre la muerte del estudiante Bailey Gwynne de Aberdeen exige que los profesores tengan más poder para inspeccionar a los alumnos que sospechan que llevan cuchillos. El documento también solicita un mayor control de la venta de armas on line.

La revisión por parte de varias agencias de las circunstancias que condujeron a la muerte de Bailey Gwynne, de 16 años de edad, que fue fatalmente apuñalado en Cults Academy, uno de los mayores centros públicos de Escocia, el 28 de octubre de 2015, afirmar que podía haberse evitado si los que sabían que su asesino portaba armas hubieran informado al personal.

En marzo de este año, otro joven de 16 años de edad, fue absuelto del asesinato de Bailey, pero fue declarado culpable de homicidio involuntario, después de un juicio de cinco días en un alto tribunal de Aberdeen y fue condenado posteriormente a nueve años de prisión.

El juicio incluye testimonios de cuatro adolescentes que describieron que un desacuerdo por una galleta se intensificó hasta desencadenar en la muerte de Bailey.