Los padres de Diego, un niño madrileño de 11 años que se suicidó el pasado 14 octubre, piden que se reabra el caso de su hijo por acoso escolar. Según fuentes judiciales, el juzgado de instrucción número 1 de Leganés, en Madrid, archivó la causa en diciembre “al no determinarse que hubiera intermediación de terceros en la muerte del menor”.

Los padres de Diego presentaron  un recurso para reabrir el caso este lunes, que se está tramitando. La Consejería de Educación de Madrid también descartó que se tratara de un caso de acoso escolar, pero está revisando la investigación tras la publicación de la carta de despedida de Diego en el diario El Mundo.

El menor, que estudiaba en un centro concertado de Madrid, escribió en la carta “ya no aguanto ir al colegio y no hay otra manera para no ir”. La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, recibirá el lunes a los padres. La misiva de despedida de Diego ha conmocionado a gran parte de la sociedad española y ha reabierto el debate sobre el acoso escolar.