Después de nueve días sin probar alimento, los 12 niños atrapados en una cueva al norte de Tailandia, ya se encuentran en una situación estabilizada: han podido comer, se les han dado mantas isotérmicas y han recibido cura para sus heridas.

Los niños han comenzado a prepararse de forma intensiva para su evacuación. Aunque no se ha puesto una fecha para que salgan de la cueva, la evacuación quiere llevarse a cabo lo antes posible, para evitar posibles nuevas inundaciones. Los socorristas están tratando de bajar el nivel de agua antes de las lluvias previstas para el viernes.

Un vídeo que ha sido difundido por los buceadores de la Marina tailandesa muestra a los niños entre 11  y 16 años hablando por la cámara y asegurando que están en buen estado de salud. Los niños que no sabían nadar han empezado a dar clases intensivas de natación y buceo. Durante estos días han sido atendidos por miembros de la Marina, psicólogos y enfermeros.