La oficina meteorológica ha alertado del riesgo de lluvias fuertes este viernes, de 30 a 40 milímetros podrían caer en una hora.

Después de tres días consecutivos con temperaturas arriba de los 30 grados algo que no se había visto desde 1929, la onda de calor va a ser reemplazada por lluvia.

Se alertan de tormentas con aguaceros que podrían causar inundaciones repentinas en algunos lugares de Inglaterra.

Un vocero de la oficina ha dicho que las temperaturas caerían a niveles promedios de septiembre con alertas la noche del jueves y el viernes.

Este cambio dramático del clima proviene de un frente en el Atlántico que se desplaza a lo largo del Reino Unido y se encuentra con una corriente de aire caliente continental.

La segunda advertencia para el viernes incluye a la gran parte de Inglaterra, excepto partes del noreste y sureste.

Se espera sin embrago buenas condiciones climáticas para el sábado.