El general, Gadi Eisenkot, jefe del Estado Mayor del Ejército de Israel, ordenó que la conocida como doctrina Aníbal se cancele. Este polémico código militar, que se lleva aplicando desde hace 30 años,  autorizaba a lanzar un ataque masivo para prevenir la captura de soldados israelíes por tropas enemigas, aunque peligrara la vida de los rehenes.

Este protocolo de actuación se empezó a utilizar cuando Israel intervino en el Líbano entre 1982 y 1985, ante posibles secuestros de militares por parte de la guerrilla Hezbolá.

Eisenkot tomó esta decisión hace varias semanas, pero no se anunció hasta después de que se filtrara el lunes un informe de Yosef Saphira, Interventor del Estado de Israel, en el que cuestionaba la legalidad de la doctrina Aníbal y proponía que fuera erradicada.