El hombre detrás de la matanza en un centro para discapacitados mentales en Japón, el ataque más grave del cual ha sido testigo el país en los últimos tiempos, había detallado sus planes y razones para el ataque en una carta escrita a un miembro del Parlamento japonés en febrero y que fue publicada por los medios de comunicación el miércoles.

Satoshi Uematsu, que atacó el centro la madrugada del martes matando al menos a 19 e hiriendo a alrededor de 26  personas, había explicado en la carta la forma en que se iba a llevar a cabo el ataque, aunque no nombró donde tendría lugar exactamente.

“Va a ser llevado a cabo durante el turno de noche, cuando hay menos personal. El objetivo serán dos instalaciones en las que residen muchas personas con discapacidad. El personal de guardia será atado con un cable para que no puedan moverse y no puedan ponerse en contacto con nadie fuera”

“El acto se llevará a cabo con rapidez, y, definitivamente, sin dañar el personal. Después de limpiar las 260 personas en dos instalaciones, voy a entregarme”, escribió Uematsu.

Uematsu llevo a cabo el apuñalamiento masivo en un centro para discapacitados mentales en la ciudad de Sagamihara, situada a 50 kilómetros al oeste de Tokyo, donde había trabajado desde finales de 2012 hasta febrero de este año. Tras el suceso, Uematsu se entregó en una comisaria cercana con los cuchillos que había usado en el ataque.

 

La carta se dirigía a Tadamori Oshima, el representante de la Prefectura de Kanagawa en la cámara alta del Parlamento japonés, aunque Uematsu no se la entregó a él personalmente y en su lugar se la dio a un oficial de policía, según dijeron fuentes del equipo de investigación a la cadena estatal NHK.