Japón y varias empresas del país como Rakuten o Aeon empiezan a testear en Chiba, ciudad situada al este de Tokio, un servicio de reparto a domicilio mediante drones. Estos drones son capaces de transportar mercancías no muy pesadas como botellas o alimentos en distancias cortas. La iniciativa ha sido un éxito, los drones consiguieron llegar a su destino, aterrizar sin problemas y entregar la mercancía en perfecto estado. En un futuro esperan ampliar las distancias de vuelo hasta 10 kilómetros y encontrar la manera de superar las dificultades causadas por el clima como el viento o la lluvia.

De momento está iniciativa solo se ha podido realizar en la ciudad de Chiba ya que en esta ciudad no se aplica la legislación que regula el uso de drones y demás aeronaves. Más adelante se espera desarrollar una normativa específica para el uso de drones.

Se espera que el servicio esté operativo en 2020 y se está estudiando el impacto que tendrá en las empresas de transporte locales.