El jefe de finanzas, Anthony Constantinou, de 34 años, se enfrenta a penas de prisión supuestamente por agredir sexualmente a dos mujeres, durante una borrachera en la sede de su compañía. Constantinou besó a una de sus víctimas, tras beber, en una fiesta en la que celebraron conseguir un millón de libras en Bolsa.

La víctima comparó el ataque de Constantinou con el comportamiento del personaje al que da vida Leonardo Di Caprio en la película El lobo de Wall Street. El jefe del grupo financiero Capital World Markets, cuya sede está en el piso 21 de City’s Heron Tower, negó los hechos.

Tras deliberar durante casi 14 horas, un jurado de Old Bailey lo declaró culpable de dos delitos de asalto sexual.