Juan María Solare, compositor y pianista argentino, residente en Alemania, visitó los estudios de ACULCO Radio para conversar con Gloria Gómez y sus oyentes acerca de su profesión, sus experiencias y sus planes futuros. No te pierdas esta interesante entrevista.

¿Qué te hace venir a Londres?

Irónicamente he venido a Londres para relajarme, aunque reconozco que es ridículo venir a esta ciudad para relajarse, aun así he estado inmerso en las últimas semanas en un proyecto enorme en Alemania en el que se vieron implicadas 80 personas y fui el encargado de hacer los arreglos, dirigir la orquesta y tocar.

¿Cómo te iniciaste en el mundo de la música?

En mi familia siempre hubo música y había un piano, entonces lo aprendí como una lengua materna y ese fue mi primer contacto con la música.

¿Crees que hay que nacer con talento o se puede desarrollar?

Desde pequeño tuve el gusto por la música, el talento considero que es un concepto extraño, es algo que se puede ir desarrollando, pero a su vez, hay algo innato. Uno se puede ir entrenando y desarrollando para conseguir los fines que se propone, lo más importante es tener las ganas.

¿Por qué decidiste quedarte en Alemania?

Hace más de 20 años pedí una beca para hacer un curso de postgrado en varias instituciones, entre ellas, en Londres y finalmente, me contestaron en Alemania a la segunda y decidí darle una oportunidad.

¿Cómo ha sido la experiencia dirigiendo la orquesta No Típica, la orquesta sinfónica de Bremen o la orquesta de Jacob Univeristy of Bremen?

En las tres orquestas hay una mezcla de músicos profesionales y músicos amateurs y uno tiene que estar haciendo malabarismos con las diferentes velocidades de los músicos. Unos aprenden rápido y otros necesitan varios meses de ensayo para llegar al mismo nivel y eso es lo más difícil. La precondición es que conozcas muy bien la obra que estás dirigiendo para que sepas qué quieres conseguir.

¿Qué supone para ti enseñar tango en una universidad de Bremen?

Yo enseño sobre todo la música de tango y es una experiencia muy rara porque todo el background de escuchar tango desde que eres pequeño no lo tienen mis alumnos de Alemania, y eso lo tienen que suplir de alguna manera. Es una situación extraña porque, por un lado, estás enseñando un género musical para ti muy intuitivo, pero para ellos no, por tanto tienes que racionalizar y en ese procedimiento uno también crece.

¿Hay alguna cosa de la que te arrepientas tras haber elegido la profesión de músico?

Yo empecé la carrera de física y me sirvió para darme cuenta de que puedo ser un físico frustrado, pero no un músico frustrado. Se podría decir que uno toma decisiones y periódicamente las reafirma o no. Con el paso del tiempo me he dado cuenta de que uno va cambiando y hay etapas en las que toco más el piano, otras en las que me centro más en tocar y actualmente estoy muy interesado en la música para el cine, en hacer música visual.

¿Cuáles son tus próximos proyectos?

Tengo la intención de llevar a cabo numerosas grabaciones. Entre ellas, la de una amiga de Argentina que vive en Atlanta y está grabando tres piezas para flauta mías, que se llaman Shakespeare Winks. Las voy a publicar con un pequeño sello discográfico mío. Otro proyecto es hacer un disco music box (cajitas de música), interesante porque hay obras que escribí hace 30-35 años y están ahí esperando. Las voy a usar para integrar este disco. Además, tengo pendientes varios conciertos que iré confirmando próximamente, así que estén atentos.

Patricia Cuenca