Un ex guardia del campo de exterminio nazi de Auschwitz de 94 años, acusado de complicidad en el asesinato de unas 170.000 personas, pidió perdón dijo desear no haber estado nunca ahí.

“Me avergüenzo por haber permitido que tuviera lugar esta injusticia y no haberme opuesto a ella”, aseguró Reinhold Hanning en la corte de la ciudad de Detmold.

Como miembro del batallón de vigilancia debía encargarse de que ningún prisionero huyera. “Tendríamos que haber usado las armas de fuego si hubiera pasado”, relató.

El acusado afirmó arrepentirse profundamente de haber formado parte de una organización criminal, responsable de la muerte de numerosos inocentes y de la destrucción de incontables familias.

La Fiscalía alemana acusa al anciano, originario del distrito de Lippe, de haber trabajado en el campo principal de Auschwitz entre 1943 y 1944 como miembro de las SS.