El Gobierno británico ha entregado este miércoles su propuesta de acuerdo sobre el Brexit con la Unión Europea para evitar una salida desordenada del bloque europeísta el próximo 31 de octubre.

El texto enviado a Bruselas es bastante diferente al que presentó en su día, la entonces primera ministra, Theresa May. Entre las diferentes propuestas se encuentra la de que Irlanda del Norte continúe alineada a las regulaciones del mercado interior europeo, al menos los cuatro primeros años, para evitar una frontera entre el norte y el sur de la isla, el punto más polémico del Brexit.

La Unión Europea ha enviado un mensaje con cautela en el que dice está disponible para negociar estas nuevas propuestas. El primer ministro británico, Boris Johnson y el presidente de la Comisión Europea Jean-Claude Juncker, mantuvieron una conversación telefónica este martes.

Juncker dijo que el nuevo pacto “contiene avances positivos hacia un acuerdo”, pero que “todavía hay puntos problemáticos que necesitan clarificarse en los próximos días”.