Uno de los protagonistas de la exitosa serie de fantasía medieval de la cadena estadounidense HBO, Juego de Tronos, está convencido de que existe un doble rasero en la opinión pública a la hora de condenar actitudes sexistas que se dan con más frecuencia de lo que se debería en el mundo del entretenimiento.

Kit Harington, que da vida a Jon Nieve en la ficción, piensa que en su opinión poca gente le da importancia al hecho de que un gran número de actores masculinos también hayan sufrido de primera mano el daño emocional que ocasiona este fenómeno sexista.

Tengo muy claro que, sobre este tema, hay un doble rasero muy evidente. A todo el mundo le parece bien, y con razón, que una chica diga: ‘No me gusta que me llamen nena’. Pero a mí tampoco me gusta que se me trate únicamente como una cara bonita con buen pelo y una serie de rasgos determinados. Me parece vejatorio y, sí, soy consciente de que existe un debate sobre si se me contrata por mi apariencia o por mi talento. Creo que también hay sexismo que se aplica a los hombres”, cuenta al periódico semanal The Sunday Times.

Así que, al igual que otras mujeres de la profesión, Kit Harington se siente en ocasiones como un objeto sexual cuando por cuestiones de guion se ha visto obligado a desnudarse.