El actor británico Kit Harington vuelve al trabajo con otra gran saga para Marvel.

En el filme, Harington se reencontrará con su hermano de Game of Thrones, Rob Stark, Richard Madden.

El rodaje de la producción estaba previsto para comienzos de este mes en Atlanta. Sin embargo, fue retrasado y no empezará hasta la primera semana de septiembre con un cambio de localización. Finalmente, se grabará en Londres.

El nominado a los próximos premios Emmy no lo tuvo fácil durante el rodaje de la serie de David Benioff y D.B Weiss que marcó su vida profesional. Antes de la emisión del último y comentado episodio, el pasado mayo, Harington entró en una clínica de rehabilitación debido a sus problemas con el estrés y el alcohol.

“Kit ha decidido utilizar este descanso en su agenda para pasar un tiempo en un centro de bienestar para trabajar ciertos problemas personales”, confirmó entonces su publicista.

Estuvo internado un mes en un centro de salud mental de lujo en Connecticut, Estados Unidos. La actriz Rose Leslie apoyó la decisión de su esposo de obtener ayuda profesional.

El año pasado, Kit había protagonizado varios escándalos en la vía pública por estar bajo los efectos del alcohol. En una oportunidad, fue echado de un bar de Nueva York por agredir a unos clientes, mientras que en París fue retratado en muy mal estado.

En diversas entrevistas Harington nunca ocultó los sentimientos encontrados que le produjo su personaje en la serie basada en los libros de George R.R. Martin.

El británico contó en varias oportunidades la presión que sintió y cómo empezó a hundirse bajo el estrés cuando su personaje se convirtió en el protagonista y comenzaron los comentarios negativos por su habilidades como actor. “No me gustó que toda la atención de la serie recayera sobre Jon”, comentó el pasado marzo a Variety.

“Sentía que tenía que ser la persona más afortunada del mundo, cuando en realidad me sentía muy vulnerable. Pasé un mal momento en mi vida. Tenía que sentirme muy agradecido, pero me sentía preocupado acerca de si podía siquiera actuar”, reconoció.

Ahora, tras unos meses de descanso en familia , el actor busca ser noticia por su trabajo delante de cámara y no por sus problemas personales.