En los ocho primeros meses de 2019 se han producido un 84% más de incendios, que en el mismo periodo de 2018, en la Amazonia brasileña. Se trata del ritmo más alto de incendios desde que el Instituto Nacional de Investigaciones Especiales comenzó a realizar medidas en 2013.

En la que va de 2019, Brasil ha sufrido 72.843 focos, la mitad de ellos en la región amazónica, según los datos que se han obtenido en el Instituto Nacional de Investigaciones Especiales, el ente que se encarga de hacer un seguimiento de la deforestación en la zona de selva brasileña.

Durante las últimas semanas, este organismo ha estado en el eje de las críticas del presidente del Gobierno brasileño, Jair Bolsonaro, que cuestiona los datos que ofrece. Además, este martes, el dirigente ha sugerido que las ONG que defienden el medio ambiente las que están causando estos incendios para vengarse por el recorte de los fondos que decretó el Gobierno.