La deuda pública del Estado español superó, por primera vez en un siglo, el 100% del Producto Interior Bruto, en los tres primeros meses de este año. En otras palabras, el Estado debe más dinero, que los beneficios económicos que genera el país. Aunque la economía española está creciendo, no lo hace al mismo ritmo que los compromisos de pago que tiene la Administración.

Según publicó el Banco de España, entre los meses de enero y marzo, las administraciones públicas sumaron una deuda de 1095 billones de euros. Pese a que la cifra del PIB aún no se ha hecho pública, pero los datos preliminares apuntan a que avanzó un 0,8%. Este aumento de la deuda se debe, entre otras causas, a que en solo 31 días, se acumularon 14.031 millones de euros más al déficit público.

España no es el único país europeo cuya deuda supera a su Producto Interior Bruto, por ejemplo, en Italia, el déficit público supone el 130% de su PIB, pero sí es un hecho extraño para la economía española.