La economía británica se enfrenta a un “período prolongado” de crecimiento más débil ya que se atenúa el consumo y la inversión, según revela un nuevo informe.

Aunque predicen que la economía crecerá un 1,9% este año, se espera que el rendimiento se podría esfumar a medida que aumenta la inflación, dice un reporte de la BBC.

La estabilidad de la economía desde el voto del Brexit de junio pasado ha sido “engañosa”, dijo EY.  Mientras tanto, un banquero oficial senior de Inglaterra explicó que la inflación puede superar su objetivo del 2%.

En una entrevista, el vicegobernador del Banco, Ben Broadbent, dijo a Radio 5 Live que la debilidad de la libra esterlina no solo alimentaría la inflación, sino que el control de precios con una política monetaria más restrictiva, que podría golpear el crecimiento y el empleo.

Se espera que la inflación pueda saltar hasta el 2,6% el próximo año antes de retroceder hasta el 1,8% en 2018. Esto hará que el crecimiento en el gasto de los consumidores se frene en 2,5% este año, 0,5% en 2017 y 0,9% el año siguiente, según el informe.

En la inversión empresarial también se pronostica un descenso debido a la incertidumbre en torno a la futura relación comercial de Gran Bretaña con la UE, dejando caer un 1,5% este año y más de un 2% en 2017.  EY predice que el impacto del gasto de los consumidores y la caída de la inversión hará que el crecimiento del PIB del Reino Unido sufra un descenso en picado hasta el 0,8% el próximo año, antes de expandirse a un 1,4% en 2018.

Peter Spencer, asesor económico en jefe del club EY dijo: “El flojo rendimiento del Sterling este mes es un recordatorio oportuno de los desafíos que están por delante. A medida que la inflación regrese durante el invierno va a exprimir los ingresos de los hogares y el gasto.  La presión sobre los consumidores y la cautela en el gasto de las empresas significan que el Reino Unido se enfrenta a un período de crecimiento relativamente bajo”.