La Guardia Civil inició a primera hora de la mañana de este martes una operación en las oficinas de Adif (Administrador de Infraestructuras Ferroviarias), contra la corrupción en las obras del AVE en Cataluña.

La Fiscalía Anticorrupción ordenó a los agentes que indagaran sobre un desvío que alcanzaría los 80 millones de euros vinculado a la estación de La Sagrera, que sería la segunda gran terminal del tren de alta velocidad en la Ciudad Condal.

Estos registros se están realizando en domicilios particulares, en las empresas adjudicatarias y en los despachos de Adif de Madrid y Barcelona. Se prevé que se detengan a unas 20 personas, entre ellas, los directivos de las empresas adjudicatarias y altos cargos del órgano ferroviario.

El fiscal anticorrupción, Emilio Sánchez Ulled, acusó a los responsables de Adif de certificar trabajos en los que se han utilizado técnicas y materiales de peor calidad que los que reflejaban en la documentación oficial.