La inflación y los aumentos de tarifas cuestan caro al presidente de Argentina, Mauricio Macri. El último sondeo de opinión determinó que la imagen positiva del mandatario ha caído en abril hasta el 51,3%. El presidente no se ha cansado de prometer mejoras a partir del segundo semestre del año, pero la luna de miel del electorado parece haber terminado.

El humor social ha ido en el mismo sentido: del 52,3% negativo registrado en marzo ha subido hasta el 57% en abril. “Estos dos datos son muy importantes porque muestran que hay mucha gente que no está bien, que está angustiada”, dice Timeram, director del GOP. El desafío de Macri será evitar que ese malhumor se convierta en acción política y pueda ser aprovechado por una oposición que hoy está dividida

Macri ha prometido que la situación económica mejorará a partir del segundo semestre del año, y es allí donde están puestas todas las expectativas de los argentinos. Si se logra a bajar un poco la inflación y reactivar la obra pública para que haya empleo entra la gente que hoy no tiene trabajo tendremos Macri para 8 años más”, dijo Timerman