La libra tuvo en vilo a los mercados asiáticos durante esta jornada. De pronto, la cotización de la divisa británica se desplomó. En menos de dos minutos la libra cayó un 6%, desde 1,26 dólares a 1,184. Además en al menos uno de los sistemas electrónicos llegó a estar en los 1,378 dólares según informó Bloomberg.

Finalmente la libra no se quedó en esos niveles mínimos, sino que volvió a subir hasta los 1,24 dólares, que sigue siendo su nivel más bajo, pero en el que más o menos se ha mantenido desde que los británicos eligieron la opción de la salir de la Unión Europea.

Los analistas interpretan esta insólita caída de la libra como una señal de su debilidad ante el planteamiento del Reino Unido de un Brexit duro.

A pesar de la recuperación que tuvo lugar al poco tiempo, los expertos comentaron la posibilidad de que este descalabro fuera provocado por un algoritmo. Los sistemas de trading informáticos generan órdenes inmediatas de venta cuando un valor se queda por debajo de cierto umbral. Los expertos están investigando lo sucedido.